"Una imagen que no se representa en mi mente es siempre un ejercicio técnico incompleto, porque el único propósito de cualquier imagen es lograr que se la represente". (Juan Gris)

miércoles, 23 de marzo de 2011

Soldaditos artilleros


En Sevilla, en los cercos de un palacio donde un califa tuvo un sueño en forma de jardín, todavía resuenan estruendos de olor a pólvora y metal. Cuentan que una catedral que levanta naves de historia permanece triste desde un tiempo atrás. Una soledad que nunca vivió es ahora su más fiel amigo. Casi tres siglos de vida civil ya no resuenan entre sus paredes. La gente pregunta por su salud sin tener contestación. Dicen que anda protegida. Unos soldaditos de plomo, en busca de la pólvora que quedó, vigilan sus tejados desde aquel día donde cerró un templo artillero en medio de la ciudad del caos.
Veleta de la antigua fábrica de artillería de Sevilla. 1782.
Fotografía: José Javier Comas Rodríguez