"Una imagen que no se representa en mi mente es siempre un ejercicio técnico incompleto, porque el único propósito de cualquier imagen es lograr que se la represente". (Juan Gris)

martes, 11 de enero de 2011

Barroco

Las piernas de Sevilla soportan el peso del barroco más abrumador. La forma de sus costillas presenta sinuosas curvaturas churriguerescas que cobijan a unos pulmones que estilan apariencia de rocalla. Ellos respiran aire del XVII. Dualidad barroca: Belleza y Decadencia. En el centro: El Poder. Claroscuros caravaggiescos encuentran cabida por cada rincón del paseante. Juan de Mesa y Ruiz Gijón ya lo sabían…
Fotografía: José Javier Comas Rodríguez