"Una imagen que no se representa en mi mente es siempre un ejercicio técnico incompleto, porque el único propósito de cualquier imagen es lograr que se la represente". (Juan Gris)

lunes, 10 de octubre de 2011

El hombre de Caravaggio


Media luz. Cuerpo de Dios esculpido en 176 centímetros de divino cedro. Negro sobre piel. La armonía perfecta impregna cada palmo dado de Norte a Sur. De vientre a espalda. La curva que marca la línea de vida es sudario en vista. Una muerte de hombre visto por el mejor Caravaggio. Nada es de añadir a la imagen. “La perfección se logra al fin, no cuando no hay nada que agregar, sino cuando ya no hay nada que obtener" (Antoine de Saint-Exupery)
Fotografía: José Javier Comas Rodríguez
Nota: Cristo de la Buena Muerte, hermandad de los Estudiantes (Juan de Mesa 1620). Comienzo de un serial fotográfico de los crucificados más imponentes de Sevilla.

5 comentarios:

Rocío dijo...

Me da a mi que me va a encantar este blog... Enhorabuena por tu trabajo! Saludos

monaguillo dijo...

Fantástica foto.

Anónimo dijo...

La verdad es que nunca pense que me empezara agustar un poco mas la semana santa y mucho menos que me interesaria por mas cristos a parte de el cristo de la salud y la piedad. Felicidades por el blog.

Nuria Barrera dijo...

Comas....impresionante, sabes lo q admiro tu trabajo. Es el Cristo muerto por antonomasia. Perfecto desde cualquier punto de vista desde el q se admire.

Anónimo dijo...

Yo estoy un poco atrasada ya estamos en 2012 jajaja pero quería felicitarte por tu espléndida fotografía José Javier. Saludos. Mª José Garcia. =)